ENSALADA IDEAL PARA CUALQUIER PESCADO

IMG_3900De cabeza y sin pasar por la casilla de salida y ya estoy de lleno en la rutina. Santa semana y bendito descanso. Después de pasar cuatro días fabulosos en Lanzarote (mi isla preferida) a donde podría volver una y otra vez y no cansarme nunca. Nos acompañaron el buen tiempo y una pandilla de amigos a los que queremos mucho, así que me costó volver. Eso, sumado al cambio de hora, cosa que agradezco así mis hijos no pasarán tanto frío en natación, cuando salgan del agua a las seis de la tarde (los pobrecillos a veces parecen pollos) dio como resultado  un lunes cuesta arriba y empinada. Está entrando la tarde y ya me metería en la cama pero me quedan horas y me quedan muchas cosas que hacer…. Mi hijo el pequeño a veces me pregunta qué cuando duermo: -Es que mami, me acuesto y tu estás levantada, me levanto y tu estás levantada….. La verdad que pocas veces me habrá visto durmiendo. Como a mi, imagino que a muchas mamis y a muchos papis. Una vez leí que desde que te conviertes en madre, eres algo así como un 24 horas, siempre disponible para ellos en cualquier circunstancia y momento del día. El sacrificio resulta ser de lo más dulce, en mi caso. Ellos son mi motor, así que todo lo demás, trabajo dentro de casa, trabajo fuera de casa, ocio o tiempo libre, no sería igual si no fuera por la existencia de mis tres hijos. Agotan pero a la vez alimentan toda mi energía, así que por mucho que sienta agotamiento en muchas de las ocasiones, no sería capaz de hacer tantas cosas si no fuera porque ellos existen….. Como este blog, les ilusiona ver como mami va colgando recetas, les encanta ayudarme en la cocina y verse después en los resultados y en las fotos que subo. Les encanta coger el Ipad de papá y buscar el blog de mamá. Y a mí, todo eso, me conmueve. Nada como ellos.

Esta receta surgió de unir gustos propios. Nada tiene que ver en principio lo que les voy a contar, pero al final, llegaremos a puerto. En Gran Canaria se escalda gofio con el caldo del pescado y te lo ponen con cebolla morada. Es algo así como dipear con las barquillas de cebolla (subiré algún día esta receta). Me encanta, a pesar de ser un concentrado calórico importante, hay dos o tres restaurantes que lo hacen y parece que estés comiendo turrón de lo bien que amasan el gofio, uno de ellos es La Marinera en La Puntilla. Si voy, no puedo irme sin pedirlo y comérmelo. A parte de esta unión, por genética siento pasión por la batata, me da igual blanca que amarilla y por las piñas, o mazorcas de maíz que le llaman en otros sitios….. De toda esta mezcla extraña que les he documentado, un día de inspiración y motivada por una batata blanca que tenía en mi verdulero y que se me hacía irresistible a la vista, pensé:  Bueno, hoy estoy haciendo un pescadito al horno. Si en vez de sancochar unas papas (guisar) sancocho unas batatas…. Y a ello que me puse. Además, un amigo (que  es más que eso, ya es familia) Benjamín, nos había regalado unas cebollas rojas que también me llamaban cada vez que las veía y estaba deseando hacer algo con ellas…. Bueno, hago las batatas guisadas y le pongo las cebollas aliñadas, que bien, acompañamos el pescado de otra manera. En seguida y sobre la marcha, me acordé de la guarnición que te ponen en el restaurante La Parrilla del Hotel Reina Isabel (hacen el mejor ceviche que he probado en mi vida) que es algo así: batata y cebolla pero además con un millo grande y blanco. Yo no he conseguido ese tipo de maíz aquí, pero tenía en mi nevera unas piñas para el potaje de los peques (les encanta porque les endulza un montón el sabor de las verduras). Total, que mezclé y triunfé. La aliñé simplemente con el juego de una lima y desde ese día, cada vez que comemos pescado en casa (muchas veces) hacemos esta, se puede llamar ensalada? yo creo que sí. Les animo a probarla. Fresca, sorprendente y realza cualquier pescado que estemos comiendo…..

INGREDIENTES (es como para dos)

1 Batata mediana blanca

1 Cebolla morada mediana

1 Piña (mazorca de maíz)

1 Lima

MIRA QUE RICO Y QUE FRESQUITO….

Por si acaso la cebolla fuera de las que pica mucho, antes de empezar a hacer nada, la partiremos en cuatro y la pondremos en agua con unos granos de sal gorda. Que el agua cubra la cebolla, para que suelte el picor que si es mucho, pudiera llegar a ser desagradable el resto del día, después de haberla comido.

Pelaremos la batata y la sancocharemos (guisaremos) en agua y sal. No hace falta calentar ni llevar a hervir el agua antes de incorporar la batata, la pelamos y la cubrimos de agua, puñado de sal gorda y al fuego. El tiempo dependerá del tamaño, pero son unos 20 minutos después de que el agua haya hervido. De todas maneras hay que ir pinchando con un tenedor, pasados unos 15 minutos ya que pudiera ser que empiece a deshacerse si se guisara antes. La batata debe de quedar tierna, pero que en ningún caso se deshaga. Advertirles que la batata se pone negra en cuanto empecemos a pelarla, no se preocupen, no se pone mala. Por estética y ayudándonos de un cuchillo fino, retiraremos esas partes, una vez la hayamos guisado.

IMG_3890IMG_3891En otro caldero, haremos lo mismo con la piña, la pelamos y la pondremos a guisar en agua. Yo esta aproveché que estaba haciendo un puré para los peques y la metí dentro, pero en un caldero con agua, pasado 15 minutos después de que el gua rompa a hervir, ya tendremos el maíz o piña guisados. No hace falta ponerle sal.IMG_3892La dejaremos enfriar un poco para poder manipularla, ya que con ayuda de un cuchillo iremos desprendiendo el millo del hueso central. Estarán pensando que por qué no pongo maíz de lata, pero se queda demasiado dulce el resultado y es más acuoso. Yo prefiero hacerlo así. Iremos desmenuzando el millo y lo reservaremos.

Mi chico ayudando para que yo pudiera sacar la foto... Es un sol

Mi chico ayudando para que yo pudiera sacar la foto… Es un sol

Cuando la batata ya esté guisada, la colocaremos sobre una tabla y la iremos cortando en rodajas de un dedo de grosor. (Retiramos las partes que se hayan podido quedar negras)IMG_3895Vamos colocando las rodajas sobre la bandeja en la que vayamos a servir la ensalada.

IMG_3896Escurriremos bien al agua donde se endulzaba la cebolla morada y la cortaremos en barquitas. La colocaremos alrededor de la batata en la bandeja.

IMG_3897Colocaremos el millo reservado por encima de la batata y de la cebollaIMG_3898Partiremos la lima por la mitad y apretando fuerte, la exprimiremos a mano sobre nuestra ensaladaIMG_3899Y rapidito a la mesa, el contraste de la batata que ese momento ya estará tibia y el resto frío da un resultado exquisito al paladar. Acompañando un pescado es la mejor opción para disfrutarla aún más.

IMG_3901

Bienvenidos a la rutina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s