TARTAR DE SALMÓN

IMG_7442

 

 

Ellos no esperaban volver a encontrarse jamás. Seguían viviendo en la misma isla pero sus vidas tomaron derroteros tan dispares que nunca esperaron cruzarse. Se pensaban a menudo uno y otro. Aprovechaban amigos comunes para saber de la vida del opuesto pero siempre interesándose sin poner mayor interés,  casi que aquello pareciera una obligación y no la curiosidad que noche tras noche los acompañaba a sus almohadas, tan lejanas la una de la otra. Ella había rehecho su vida y las apariencias desde luego no podían ser mejores. Un sueco se había enamorado perdidamente de ella y ella se había enganchado a sus ojos azules y  a su esqueleto de infarto. Una amiga común decía que Harald tenía el poder de quitar el hipo solo con mirarte…. Ya se pueden imaginar que pedazo de monumento.  Sus hijos parecían niños sacados de un catalogo de la tienda Ikea, lindos a rabiar,  alegres y divertidos. Él, Gonzalo,  había retomado su vida de la que un día  había salido corriendo para lanzarse a los brazos de Lucía (la que ahora está con el sueco).  Después de vivir los mejores tres años de su vida y de entregarse en cuerpo y por primera vez en alma,  cometió la mayor estupidez de su vida y en un altercado sin sentido se refugió una noche en la que había sido su novia eterna, aquella con la que nunca compartió su alma y lo más arriesgado que sintieron juntos había sido la más pura monotonía. Pero ahí estaba ella, la ex, para recibirle con los brazos más abiertos que nunca y tardar menos de dos horas en poner a Lucía en situación.

Aquella relación tan apasionada que habían vivido la rompió Lucía en cinco minutos y decidió seguir su vida. Ella dice que la decisión fue fácil de tomar, pero dolorosa hasta lo más hondo. A menudo me decía que le dolía el cuerpo tan adentro que no encontraba el dolor para calmarlo.  Y así había sido, al menos durante diez años. Yo esa noche, cenaba en la misma mesa que Gonzalo, su novia sosa e insípida y  el resto de la pandilla. Llegamos hasta allí por el empeño de uno en que cenáramos un tartar de salmón  en un restaurante sueco maravilloso,  en el sur de la isla.  Y llegó,  sin que nadie lo esperara,  Lucía por la puerta con su Adonis. Y los ojos de Gonzalo se encendieron como llamas en noche de San Juan. Yo la miré a ella y la saludé con la mano y con emoción. Ella se dirigió a la mesa a saludarnos, nos conocía a todos. Noté en seguida que su voz temblaba. Inmediatamente miré a Gonzalo que estaba sentado y menos mal que la llegada de Lucía no lo había cogido de pié. Sus manos temblaban más que la voz de ella. Se miraron a los ojos y en silencio, como si los demás no existiéramos. Fue la primera vez en mi vida que vi el amor sin sentirlo. Fue la primera vez en mi vida que probé el mejor tartar de salmón. Por eso, aquella noche será memorable para todos los que estábamos allí sobre todo para ellos que se reencontraron y se dieron cuenta de lo que para los demás,  era más que evidente. Estaban condenados a amarse. Condenados de por vida y más allá de ella si la hubiera. Dejaron a sus respectivos pocos días después de aquel encuentro. Hoy se que  cada uno ha encontrado el  sitio que le corresponde. El sueco no tuvo mayor problema y de la  sempiterna novia insípida,  no tengo noticias.

INGREDIENTES DEL TARTAR (y que vivan los reencuentros que llegan para quedarse!!!!!!)

500 grs de salmón fresco en lomo o filetes

50 grs de alcaparras

10 pepinillos enteros pequeños en vinagre

1/2 cebolla morada

50 mml de aceite de oliva virgen

el zumo de 1/2 limón

el zumo de 1/2 lima

10 mml de salsa Worsterscire (salsa Perrins)

1/2 cuchara de postre de wasabi

FACÍL Y ESTUPENDO EN VERANO

Cortamos los lomos de salmón en tacos pequeños. IMG_7382

IMG_7384

Una vez cortados todos los lomos del salmón, los colocaremos en un cuenco y reservamos.

IMG_7389

Ahora cogeremos los 50 grs de alcaparras y las picaremos dejándolas un poco más pequeñas de lo que son.

IMG_7390

IMG_7392Incorporamos las alcaparras picadas al salmón reservado.

IMG_7394Haremos lo mismo con los pepinillos, los picaremos en trocitos menudos y lo incorporaremos al salmón y las alcaparras.

IMG_7398Y haremos lo mismo con la 1/2 cebolla morada. La picamos muy pequeñita, juntamos todo y mezclamos bien. IMG_7395

IMG_7397

IMG_7401Mezclamos bien y con cariño y ahora a preparar el aliño….

En un vaso de batidora echaremos los 50 mml de aceite de oliva virgen. IMG_7427

Incorporamos ahora, la 1/2 cuchara tamaño postre,  de pasta de wasabi (la pueden encontrar en el Corte Inglés o en cualquier super oriental).IMG_7429

Exprimimos ahora el 1/2 limón y la 1/2 lima e incorporamos ambos jugos al vaso de la batidora.

IMG_7432

IMG_7435Y por último añadimos a la mezcla, los 10 mml de salsa Worcestire o salsa Perrins. Batimos bien e incorporamos el aliño a la mezcla del salmón. Una vez todo mezclado a mí me gusta darle forma redondita  al servirlo y acompañarlo de unas tostas. Les advierto que es adictivo pero no hay problema, porque también es muy sano!!!

Mon, Rosana, precioso recuerdo que guardamos de aquella noche. Gracias por el cariño y la magia que se comparte siempre que nos vemos.

IMG_7439

2 comentarios en “TARTAR DE SALMÓN

  1. precioso y sentido relato. Historia de encuentros y desencuentros a lo largo de una vida……pero mejor sí todo nos deja un buen sabor de boca.
    Ah, genial la tarta de chocolate!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s