PASTA BOLOÑESA CURIOSA (invertida)

IMG_0479

 

Qué pasaría si de pronto algo viniera y te volviera tu vida del revés. Si cada mañana al despertar un martillo te diera contra la cabeza y no te dejara poner los pies en el suelo. Si cuando vieras las caras de tus hijos en el desayuno quisieras abrazarles fuerte, fuerte y prometerles que nada malo va a suceder, aún sabiendo que antes que ser hijos tuyos, lo son de su propio destino. Que pasaría si te diera por imaginar que en alguna parte del mundo hay un mesa y alrededor sentados unos señores siniestros que conspiran en tu contra. Que pasaría si en tu despiste chocas con el coche de delante y es un taxista malhumorado por las pocas bajadas de bandera, por la crisis, por las doscientas obras que se están acometiendo en la ciudad de manera simultánea. Qué pasaría si al salir de tu trabajo precario y escasamente remunerado te dirigieras al super y la cajera no se compareciera de ti y del ritmo frenético de la cinta, imposible llevar las cosas a las bolsas y vaciar el carrito desde el otro extremo. Y allí vuelven a estar los conspiradores siniestros, formando una fila de 20 personas detrás de ti, esperando por ti y porque le des ritmo de samba a tu compra y hagas todo a una, mientras la cajera te pide un dineral por las cuatro cosas que compras…..

Qué pasaría si de repente un día te llenaras de valor y le dijeras a tu marido que sabes que anda tonteando con otra y que se acabó.

Pasados los días pasaría y pasó que no estaba el martillo dándole golpes, solo salían unas lagrimillas que rápidamente había que secarse para que los niños no adivinaran su tristeza. Les daría los mismos abrazos, igualito de fuertes y con la certeza de saber que acabarían aceptando la ausencia diaria de papá, el mismo que no pensó en traicionar no sólo a ella, si no a toda la familia por pasar no sé sabe cuántos ratos, si mucho o pocos, eso ya daba igual,  al calor de otros abrazos. Pasaría y pasó que el trabajo se convirtió en una vía de escape y ya importaba un congo el número de días de asuntos propios. Pasaría y pasó que en el super el ritmo sigue siendo el mismo, pero ya no conspiran, ahora mira directamente a los ojos a la cajera y le dice:- Espere a que empaquete mi compra por la que ahora le pagaré un dinero que sustentará un porcentaje de su nómina. Y después, pasados los días nos llamaría a todas sus amigas y nos diría algo así…..

Un día leí un whatssapp  de fulanita de tal  a mi marido que ponía(……)

Hoy soy la mujer más triste del planeta, pero la más firme, la más segura y la más fuerte. No sé si le perdonaré algún día, solo sé que pensé que es lo que pasaría y dejé de sufrir por lo que no sabía y me imaginaba. Hoy sufro por recordar lo que fuimos, tuvimos e hicimos juntos, pero he recuperado mi vida y me recuperé yo de mi misma.

Por y para ella, por y para su dolor que cada día que pasa, me dice que se va haciendo más pequeño, preparo esta pasta boloñesa (invertida) porque a veces, cambiando el orden de las cosas, volvemos a encontrarnos en el camino.

 

INGREDIENTES (tienen trampa)

Este verano tuve la enorme suerte de disfrutar de un crucero y hacer algunas escalas en Italia. Concretamente en Venecia, compré esta pasta  “Pipettoni”   y es estupenda para rellenarla. No solo está buenísima si no que además llena de asombro y color la mesa en la que la sirves. Aquí en Gran Canaria la pueden encontrar en tiendas gourmet.

200 grs de pasta Pippetoni

200 grs de ternera molida

1 Cebolla

1 bote de 150 mml de salsa de tomate (mejor si es casera) si no hay que intentar que esté hecha con aceite de oliva

Aceite de oliva

Orégano

Sal

Pimienta negra molida

100 grs de queso parmesano

VAMOS A DARLE LA VUELTA

Cocemos la pasta según las indicaciones del paquete para dejarla al dente.

IMG_0453

 

IMG_0452

 

IMG_0456

 

Mientras se cuece la pasta, vamos cortando muy menuda la cebolla y la sofreímos en aceite de oliva hasta dejarla transparente y sin que se queme ni tome mucho color. IMG_0455

 

IMG_0458

 

Una vez tengamos el punto de la cebolla, incorporamos toda la carne molida a la sartén junto con la cebolla.

IMG_0461

 

 

Tan pronto como hayamos incorporado la carne, damos una par de vueltas (a fuego medio) incorporaremos la mitad de la salsa de tomate a la sartén y mezclaremos bien. Manteniendo el fuego a media temperatura, daremos vueltitas a todo de vez en cuando hasta que la carne se vaya haciendo suavemente. Salpimientamos e incorporamos orégano al gusto. (Le da un toque muy rico y sabroso).

IMG_0463

 

IMG_0466

 

Ya estará cocida la pasta y la pondremos a escurrir. Dejaremos que se enfríe un poco para poder manipularla. Una vez podamos tocarla sin quemarnos y ya tengamos lista la salsa boloñesa, iremos cogiendo nuestros pipettones uno a uno con cuidado y con la ayuda de una cuchara de postre iremos rellenándolos y colocándolos en la fuente donde posteriormente los vayamos a servir.

IMG_0468

 

IMG_0470

 

Inevitablemente alguno o algunos se pondrán romper pero aún así dejan un hueco estupendo para rellenarlos. Una vez los tengamos todos rellenos, los bañaremos con la salsa de tomate sobrante por encima. IMG_0472

 

Rallamos el queso parmesano y cubrimos la superficie de la fuente. IMG_0473

 

IMG_0476

 

Y ya por último le daremos un golpe de calor de 2 minutos (no más para que la pasta no se nos reseque) al gratén, bien en el horno ya caliente o bien en el microondas. Y listos para disfrutar, desde otra perspectiva una pasta boloñesa.

IMG_0478

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “PASTA BOLOÑESA CURIOSA (invertida)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s