LENTEJAS AL CURRY (sobre arroz blanco)

IMG_0525

 

Aunque parece que el buen tiempo ya se está asomando a la ventana cada mañana, no renuncio a los platos de cuchara. Me gusta eso de llegar a casa, calentar, destapar y a la mesa y quedarte el resto de la tarde con esa sensación de -Guau, que bien he comido. Casi que lo podemos comparar a cuando uno va a casa de mamá a mesa puesta. Me encanta el sabor y el olor a curry y me chiflan las lentejas así que este plato surgió del encuentro de dos gustos, diferentes y con cuerpo y sabor muy característicos y el resultado fue un apasionante plato lleno de matices en texturas y con mucha, mucha, mucha intensidad. Lo saboreo a la vez que  lo disfruto y cuando se acaban me desconsuelo como al peque al que se le acaban sus chuches.  Por lo pronto no me he cansado ni de hacerlo ni de comerlo,  solo me faltaría una tarde reposadita pero eso hace años que no lo tengo. Con tres peques  a ver quien es el valiente que se echa una siestecita sin que  corra peligro de derrumbe la casa. No me quejo, la verdad que me entretengo y  veces pido tiempo para aburrirme o para poder concentrarme en esta misma tarea de mi blog o en cualquier otra pero uf, dificilillo.  Recuerdo un día, hace unos 4 años. Mi hijo el peque tenía 3 por aquel entonces. Él estaba entretenido con sus construcciones, poniendo y quitando cubos, tirándolos todos al suelo cuando había conseguido llevarlos hasta arriba. Tan concentrado estaba que decidí irme a mi cuarto y ordenar un poco el ropero. No habían pasado 10 minutos cuando escuché el timbre de la puerta y por miedo a que el peque abriera sin más, corrí por el pasillo. Al llegar al salón comprobé que el peque no estaba pero tampoco lo eché en falta, estaría en su cuarto, siempre le ha encantado ir de aquí para a allá sin más. Miré por la mirilla y era mi padre, abrí la puerta y allí estaban los dos, el palo y la astilla, el abuelo y el nieto. Mi padre más blanco que el color de la pared, el peque con una sonrisa de oreja a oreja me dijo: -Hola mamá!!!!. Me quedé sin palabras y como loca giré la cabeza hacia al salón con la desesperación de alguien al que se le acaba de caer la lentilla, buscando ¿un doble?. Simulé a mi padre, me sentí palidecer. Sobre la marcha reaccioné y dije: -Pero que haces tu en la calle????. El niño miró al abuelo, el abuelo suspiró profundo y dijo:- Estaba en el portal, quería ir al kiosco.

El peque entró y volvió a su tarea constructiva-destructiva con sus bloques. Mi padre se sentó en una silla a su lado, yo puse agua a hervir para preparar unas tilas.

Yo no esperaba la visita de mi padre aquella tarde. Vino de sorpresa a traernos un cuadro de regalo. Me repuse del susto mucho días después. Mi mente se detuvo en lo que pudo haber pasado y no avanzaba,  a parte del complejo de San Pedro que nos entró a mi chico y a mí, puerta bajo llave en cada momento del día.

Hoy es una anécdota que al mismo peque le llena de gracia pero no se crean, de vez en cuando me abstraigo y vuelvo a pensar en lo que podía haberle pasado…..

Así que a esto me  dedico en  el reposo de mis lentejas.

INGREDIENTES:

1/4 kilo de lentejas (mejor secas y las pondremos en remojo la noche anterior)

1 Cebolla

2 dientes de Ajo

2 cucharas soperas de Curry en polvo

1/2 vaso de Leche (tamaño de un vaso de agua)

Pimienta Negra al gusto (a mi me gusta mucho)

VAMOS A COCINAR SIN DEJAR DE ECHAR UN OJO

La noche antes debemos de acordarnos de dejar las lentejas en remojo. IMG_0430

Al día siguiente, pondremos a hervir las lentejas con un puñadito de sal gorda. Las tendremos unos 35/40 minutos una vez rompa el hervor, a fuego medio. Solo las hervimos con sal, por ahora, nada más.

IMG_0436

Una vez transcurrido ese tiempo, pondremos las lentejas a escurrir y vamos cortando los dientes de ajo en láminas y la cebolla en juliana. Sobre un caldero, pondremos el fondo de aceite de oliva y cuando esté calentita echamos le cebolla y los ajos ya cortados. Saltearemos hasta que esté bobito (como dice mi abuela), transparente sin quemarse.

IMG_0440

Escurrimos

Escurrimos

IMG_0443

 

Cuando tengamos el puntito de la cebolla y el ajo, echamos una de las cucharas soperas de curry en polvo y veremos como se pinta todo de amarillo y se inunda la cocina de un olor… Delicioso

IMG_0447

 

IMG_0450

 

Llega el momento de echar las lentejas que las teníamos escurriendo y las rehogaremos unos minutitos y dándole unas vueltas para que se mezcle bien con el sofrito.

IMG_0453

 

Cuando ya tengamos esos minutitos de rehogo, echaremos el medio vaso de leche y daremos vueltitas una vez más.

IMG_0458

 

Y ya por último, echaremos la segunda cuchara de curry en polvo que teníamos pendiente y a fuego suave unos 20 minutitos. Ya el olor llega hasta el pasillo de entrada a casa, perfumando todo lo que le rodea y solo estás deseando que llegue la hora del almuerzo y te sientes a la mesa y las disfrutes. Para el arroz, tienen mi forma de prepararlo en la receta de langostinos (uy! también al curry, jeje). Para terminar un buen toque de pimienta negra recién molida.

 

IMG_0460

 

IMG_0466

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s