BOCATA CÉSAR

IMG_0912

 

Soy fan de la ensalada César. La preparo a menudo y no me canso, además la auténtica y genuina no la he subido nunca al blog, lo haré. Lo haré en breve. Pero mientras tanto, hace unas cuantas noches se me ocurrió preparar esa mezcla de sabores en un bocata. El resultado fue sorprendente y me quedé como una niña con zapatos nuevos. El pan estaba por su lado, de independiente en la despensa, quedaban unos pocos después de haberle hecho a los chicos hamburguesas de “casa” como dice mi peque. La escarola bien guardadita en la nevera, dentro de papel kraft que dicen que es como mejor se conserva, crujiente aún, brillante, sin ningún síntoma de oxidación. Preparada para lucirse donde quiera que fuera a usarse. La salsa, no la casera que también la hago pero que también la compro (una en concreto que ya les contaré) también en la nevera, en la puerta donde se colocan las botellitas para que no corran el riesgo de caerse y hacerte un estropicio todo el suelo de la cocina. El pollo rosadito, en solomillos, tiernos y jugosos que si bien es verdad, podría haberlo hecho a la plancha y restarle calorías a la idea pero doy por inaugurada la temporada se acabó el bikini y que Dios me ampare hasta pasadas las navidades….. Y allí el rey, en el cajón fresh de la nevera, es su justo punto exacto para partirlo y saborearlo espléndido: el queso parmesano!!!! (ovación). Si es cierto eso de la reencarnación debí ser un ratón, sin lugar a dudas. Inspiré hondo, muy hondo y lo vi. Lo vi todo nítido y sin sombras. Un bocata (y me acuerdo de mi amigo Ramón y pienso, fijo que esta idea se le ha ocurrido a él antes). Empané pechugas, corté los panecillo/bollo como si se me fuera la vida en ello, sin correr riesgos para que no se me desmigajara, freí las pechugas, doradas pero tiernas por dentro, vigilando el punto y haciendo guardia ante la sartén. Saqué la salsa de la nevera, la unté generosa y dispuesta, este bocata necesita este punto de sabor…. Y el parmesano, en lascas finas a pique de romperlas, con decisión pero con cariño. Y empecé a montar el bocata, el invitado inesperado de aquella noche que tantas alegrías dejó en nuestras tripas pero que por propio derecho se ha ganado un puesto top de ahora en adelante.

INGREDIENTES:

Panecillos redondos (tantos como bocatas vayamos a preparar)

Solomillos de pollo (un solomillo por panecillo, más o menos)

Salsa César (a falta de la receta, les recomiendo la de CARDINIS )

Queso parmesano

Hojas de escarola

VAMOS ALLÁ, QUE TODOS VAN A QUERER TENERLO!

Empanamos las pechugas, creo que ya he contado que para que el empanado sea más ligero, lo pasaremos por leche y pan rallado (no huevo), sobre todo en este caso que lo vamos además a montar en bocata. Los freímos después de empanarlos que queden crujientes pero que no se nos queme, amargaría mucho el bocata. Colocamos sobre papel absorbente y seguimos montando el resto.

IMG_0894

Vamos abriendo los panecillos por la mitad y untamos en cada lado la salsa César. A mi en particular, de las envasadas esta es la que más me gusta. les adelanto que solo la encuentro en el supermercado de El Corte Inglés.

IMG_0898

IMG_0902

Ahora colocamos sobe el panecillo ya untado, el solomillo de pollo, la hoja de escarola (lavada, escurrida y bien seca) y las lascas al gusto de queso parmesano. Cerramos pan y a disfrutarlo.

IMG_0903

IMG_0906

IMG_0909

IMG_0911

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s