SALMÓN MARINADO

Leía ayer una viñeta de mi incondicional Mafalda, decía que hoy quería vivir, sin darse cuenta. Y en esas estoy pero ya les contaré el por qué en otro momento. Por lo pronto, así sin darme cuenta llevo una año adicta a una actividad secreta y confesable. Mis clases de padel de los lunes. Soy mala de narices, la pelota pasa por debajo y por arriba, las paredes que forman parte del juego, para mi no existen. He probado de todo, ponerme gafas de sol graduadas,  gorra, que dicho sea de paso me queda espantosa porque como diría mi hermana Ana, nací con las orejas desabrochadas así que pueden imaginarse mi pinta cuando me ajusto la visera…. Un cuadro de Dalí, doto de magia mi realismo. Y mi outfit (término bloguero total, de las blogers de moda, claro!), me compré falda, camiseta y playeras aptas para padel. Todo un conjunto armonioso desde el fucsia hasta el negro, cualquiera que me viera diría que soy buena en esto. Doy el pego. Hasta mi chico se emociona cuando me ve ataviada y me pregunta cuando alquilamos cancha y jugamos con amigos…. Pobre, la fé es ciega de narices.

De esa guisa entro en la cancha y allí está San Pablo mártir, mi profe. Dudo que alguien habite en este planeta con tanta paciencia. Tenerme a mi por alumna es un logro, que además yo me haya mantenido cada lunes durante un año,  un fenómeno más que sobre natural y como el muchacho no se merece comparaciones con Rappel prefiero elevarlo a los altares.

Reconozco que aún no me atrevo a jugar partidos,  haría el mayor de los ridículos, ni dando un sobre a los contrarios sería capaz de ganar, pero San Pablo mártir me dice que todo llega y me anima. De verdad que pienso que de darse ese supuesto, directamente me metería en un chino y le compraría unas antenitas plateadas porque el fenómeno sería estratosférico.

Hoy es lunes y quise vivir sin darme cuenta. Y allí estaba Pablo, Pablo a secas, empeñándose en que le pegara a la bola después de botar en la pared y me arrancó mis mejores y únicas sonrisas de esta semana. Jamás pensé que un deporte me gustara y me entretuviera a la vez.  Y se que se lo debo,  aunque él no se lo reconozca…. Pablo me dejó vivir mi clase de hoy sin darme cuenta…. Y ya les contaré otro día el por qué.

Y por seguir con confesiones en voz alta, reconozco que esta receta la saqué de la revista Hola!. No suelo seguirlas pero ésta llamó mi atención porque a mi chico le fascina el salmón, me dejé cautivar y me puse manos a la obra. En principio no iba a sacarle fotos, pero luego me convencí porque los rosas del salmón son súper estéticos y me llamaban. Menos mal que los oí y les presté especial atención porque así puedo compartir esta receta que versioné con cantidades propias ya que algunas de la revista me parecieron un tanto exageradas. El resultado fue un gran beso de mi chico cuando llegué de clase de padel, así con muchas ganas y llenito de agradecimiento. Si se animan a hacerla, espero que les besen igual porque eso si que está rico, rico de verdad…..

INGREDIENTES:

Yo lo hice con dos Filetes de Salmón Fresco. Lo ideal sería conseguirlo en un lomo entero y según me han dicho pero yo no lo he probado, en Lidl lo venden al vacío y está exquisito.

El zumo de un Limón.

Dos Cucharadas soperas de azúcar blanca

Pimienta negra

Sal Gorda

Eneldo picado (mejor si es fresco)

Al hacerlo con filetes, le tuve que retirar la piel y la espina central, antes que nada.

IMG_2091

IMG_2094

Ahora que ya tenemos los pedazos, lo más parecidos a lomillos, vamos preparando la marinada. Exprimimos el limón en zumo y para que sea más cómoda la mezcla, lo dejamos en un vaso. Le añadimos las cucharadas de azúcar blanca, un toque de sal gorda al gusto y de pimienta negra molida y por último una cuchara tamaño de postre colmadita de eneldo picado. Mezclamos batiendo bien con la ayuda de una cuchara, hasta que el azúcar se disuelva por completo.

IMG_2103

Colocamos los pedazos de salmón en el fondo de un tupper y echamos por encima la marinada.

IMG_2105

IMG_2107

Ahora, se supone, que deberíamos ponerle peso encima y tapar herméticamente y yo lo del peso no tenía muy claro como hacerlo, así que se me ocurrió lo siguiente.

Coloqué un tupper de idéntica forma encima (pero algo más pequeño que el que contenía el salmón)

IMG_2109

Después cogí una piedra que tengo de recuerdo de una playa y la coloque encima de este segundo tupper.

IMG_2112

Por último cerré el tupper primero con su tapa correspondiente y así se quedó macerando un día completo, deben de ser 24 horas así tapado, con peso y en la nevera.

IMG_2115

Pasadas las 24 horas, desmontamos esa mini obra de ingeniería y pescamos los lomos del salmón de la marinada. Exquisitos, sabrosos y a la vez muy delicados…. Con una mayonesa de mostaza dentro de un bocata deben de resultar fabulosos. O de cualquier otra manera. Mi chico y yo lo tomamos tal cual, con una ensalada de tomates y repetiremos muchas veces, de eso no me cabe duda.

IMG_2119

2 comentarios en “SALMÓN MARINADO

  1. La forma en que yo lo hago,es cubrir el salmón con films transparente,y poner un par de bríks de leche a modo de peso,y colocar en la nevera 24 horas( a las 12, se le da la vuelta)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s