UNA FIESTA DE VERDURAS

Y es que esa fue precisamente la expresión que usaron mis hijos cuando vieron tanto color en la mesa. Otra cosa fue lo que se atrevieron a probar, con la boca muyyyy chiquitita,  el calabacín y poco más. Y es que platos como éste me han llevado a castigar a mis musas al rincón de NO pensar. 2015 me trajo alguna dosis de valentía y con la boca más pequeñita aún que la de mis hijos, acepté la invitación de Wendy y de mi compañero Rafa Falcón y me aventuré a entrenar para correr la #Transgrancanaria2015. De ahí las musas castigadas y una dieta para la puesta a punto.

La primera satisfacción me la llevé de mi amiga Rosi,  me dio el si desde que le planteé que me acompañara en esta “locura”. 17 km desde Arteara hasta Expomeloneras en Maspalomas eran palabras tan grandes como la sonrisa de mi amiga.  Ella me lo puso fácil. Ya tenía el reto y la compañía. A partir de ahí solo me quedaba tomármelo en serio. Plan de entrenamiento express, quedaba a penas un mes. Y volví a tirar de agenda y recordé una de las siempre gratas conversaciones con mi amiga Alicia y la recomendación que me había dado de un preparador. Hasta ese momento solo tenía su nombre en mi agenda. Manu. Seguían las ganas así que al día siguiente marqué su número. Una voz alegre y positiva me dice PUEDES HACERLO Y TE VOY A AYUDAR. Yo ya estaba en plan protagonista del anuncio Aquarius….. Me venía arriba. Bien es verdad que mi tendencia siempre ha sido creerme lo malo y desechar lo bueno, entendiendo que esto último siempre viene de cumplidos… Pero las cosas estaban empezando a cambiar. Vaya que si estaban cambiando.

Primera sesión con Manu y salgo  flotando. Unos ejercicios básicos para empezar y carreritas cortas. Posturas, técnica, motivación, tiempos, pulsaciones, fatiga….. sin perder la sonrisa y con los bolsillos llenitos de ilusión. Empecé a hacerme adicta a entrenar, a salir con Rosi cada día por el barrio y a afanarnos juntas en conseguir más y mejor.

Bien es verdad que algunas veces tuvimos que oír carcajadas a nuestra costa, aconsejándonos que nos retiráramos que era una prueba muy dura para nosotras que partíamos no de cero, sino de la izquierda del cero. Pero una ayudó a la otra, Rafa y un grupito de whtassapp nos decían lo contrario…. y Manu que seguía diciendo: LO VAS A HACER.  y es que como dice mi abuela,  nada como que te valore un experto…..

Y llegó el día D en la hora H. La noche previa no duermes un carajo. Los miedos hacen ruido en la almohada, se anunciaba calima para el día siguiente, nos pertrechamos hasta de aerosoles en el minúscula mochila que se utiliza para la prueba. 5:30 a.m y sin dar una cabezada. Ducha, crema protectora solar, desayuno plátano, café y cereales. Camiseta, mallas, perneras, calcetines y llega el momento cumbre para mí, calzarte las zapatillas y en el silencio de la madrugada oír el ruido que desprenden los cordones al atarlos…. Pura adrenalina. Preparada y lista a las 6:30 a.m y Rosi ya me esperaba con su sonrisa en el portal de casa…..Ya no hay marcha atrás, nos dijimos la una a la otra, ni para el impulso. Una mezcla de nervios, de tensión y de ilusión se adueñan de todos nuestros sentidos. Nuestros cuerpos saben que van a vivir una nueva experiencia.

Nos colocamos tímidas en la salida, las piernas temblaban por el sendero llenito de piedras, moviéndose al son de cientos de pisadas. Y empezamos llenas de ganas porque sabíamos desde el principio que físicamente no éramos tan potentes como el resto por eso pusimos alma y corazón. A los 20 minutos empiezas a sentir que los muslos se cargan subiendo,  pero más arriba de la cima estaban nuestro ánimos. Ya no pensábamos en la meta, solo en conseguirlo, cuando fuera y como fuera. Coroné la cima y el oxígeno empezó a abandonarme, no respiraba, jadeaba y allí estaba Rosi, a 2 metros de mí, por delante,  diciéndome -Estoy aquí y sigo a tu lado, bajamos ritmo hasta que recuperes…. Poco después ya estábamos disfrutando del paisaje, de la compañía de otros corredores, trotando a la par, o por detrás o por delante. Nuestro Paco siempre cerca, otro fiel compañero que junto con Rafa, creyó en nosotras y cual faro no nos perdía de vista. Comienza la bajada y te olvidas de tu cuerpo, desde los tobillos hasta la frente. Corres con la cabeza y te empuja la inercia. A veces a más ritmo, a veces avituallabas, pero nunca decayeron el ánimo ni las ganas. No tengo recuerdo de que fuera duro ni difícil, no recuerdo las piedras que hicieron daño en muchos de los músculos de mi cuerpo. No recuerdo la sensación de fatiga ni la sed apremiante y constante….. Recuerdo la llegada a meta entre lágrimas, a mi chico con mis niños y pancarta en ristre, orgullosos de mí y de haberlo conseguido. De Rosi y de su familia al pie de cañón mientras todos vitoreaban campeonas. Recuerdo los aplausos, recuerdo a los que apoyan durante la carrera. Llegamos, lo conseguimos y nada en esta vida me había dado tanta AUTOESTIMA. Lo recomiendo, aunque solo sea una vez en la vida. Se aprende y se queda el recuerdo en ti y sabes que será para siempre. La palabra gracias se hace escasa para Wendy y para toda la organización de esa gran carrera que es la Transgrancaria, se nota desde que te inscribes que todo forma parte de una sincronía perfecta, melódica y acompasada obtenida seguro con mucho esfuerzo y mayor trabajo del que se hace con ganas. Rafa porque como bien dice siempre, las cosas se viven desde dentro, todo lo que te cuente ni se acerca. A Manu por pautar cada paso que me enseñó a dar…. Y logró que no me cayera, sobre todo de espíritu. A Rosi porque si ya teníamos buena sintonía esto solo vino a reforzarla. Es una amiga MAYÚSCULA. Y a las verduras porque si sigo podría llenar tres post más…. y después de tanto tiempo, no quiero aburrirles.

INGREDIENTES:

Verduras variadas. Para mí, las que cociné:

Calabacín grandito

1 Pimiento Rojo

1 Pimiento Verde

2 Zanahorias

1 Puerro

1 Berenjena

2 Tomates rojos y carnosos

1 Cebolla

unas hojas de Albahaca

1 diente de Ajo

Aceite de oliva virgen

Esta a simple vista, debería ser una receta sin mayor complicación pero a mi me sucedía que ponía las verduras al horno, tardaban en guisarse y si me pasaba un puntito, podía llegar a quemarlas.

Encontré el punto exacto y el secreto y eso es lo que pretendo contarles….

Voy lavando y cortando las verduras de una en una. Empezamos por los pimientos. Los corto en trozos granitos, así como abiertos en canal, retirándoles el nervio y los coloco en un plato y al microondas 2 minutos, porque el pimiento es algo más duro que el resto. IMG_2842

IMG_2844

Los saco del micro, dejo que se enfríen unos minutos y los voy colocando sobre una besuguera para el horno.

IMG_2847

Y a por la siguiente, las zanahorias, repito la operación pero esta vez las corto en bastoncillos, coloco en un plato y de nuevo al micro, también  2 minutos porque también es algo dura. Saco del micro espero unos minutos y las coloco también en la besuquear, intentando colocarlas una al lado de la otra sin que se pisen demasiado.

IMG_2850

Repito operación con el turno de verduras más blandas, los calabacines y la berenjena, esta vez las corto en rodajas y en lascas. Solo les doy calor previo durante un minuto en el microondas, saco y coloco junto a lo demás en la besuguera.

IMG_2845

IMG_2851

IMG_2861

Ya va tomando color de fiesta…. Ahora le toca el turno a los tomates a los que le quito un poco el corazón del principio dejando un pequeño hueco, les doy un golpe de calor de dos minutos en el micro no por duros si no por grandes. Saco del micro y coloco al lado del resto.

IMG_2857

Y me quedan la cebolla y el puerro que parto en tiritas y que previamente no les doy calor si no que las coloco junto con las demás en la besuguera porque con el calor del horno será suficiente para que queden ricas….Eso sí, ya podemos ir precalentando el horno a 180º calor arriba y abajo.

Ya con toda la verdura dispuesta en la besuguera, vamos preparando el aliño que consiste en:

150 mml de aceite de oliva virgen

Unas hijas frescas de albahaca

1 diente de ajo sin el centro (se lo retiramos)

Juntamos todo en el vaso de la batidora y a batir.

IMG_2868

IMG_2871

Con un pincel de cocina pintamos con el aliño toda la verdura y somos generosos que se quede bien pintadita.

Al horno unos 20 minutos con la misma temperatura y función y listas para comer. Acompañan con todo, carne, pescado, pollo. Sano y sabroso. Apetitosas con ese aliño y en ese punto que al morder mantiene crujiente pero no crudo. Exquisitas.

IMG_2884

2 comentarios en “UNA FIESTA DE VERDURAS

  1. Solo decirte que la receta por supuesto la haré. Pero que me has puesto los pelos de punta como siempre con tu redacción de cada receta. Pero esta es distinta, esta es especial . Enhorabuena amiga eres una campeona!!!! Estoy súper orgullosa de ti. Tqm 😘😘❤️❤️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s