TARTA-TORTILLA DE BRÉCOL (y otras cosas muyyyyy románticas)

Repetiremos esto como un mantra…. Hay que comer brécol o brócoli (como prefieran llamarlo). Está de llenito de cosas beneficiosas para nuestro cuerpo. Entiendo que no es la verdura más sabrosa ni la más apetitosa, no entra por los ojos ni siquiera en su textura pero es un ejército de soldaditos buenos para nuestro organismo, así que solo nos queda disfrazarlo un poco. Y a eso vamos…..

Después de un viernes mágico gracias al Bridal&Friends y su pasarela de novias, ceremonia y comuniones que forma parte de Moda Cálida organizada por el Cabildo de Gran Canaria, me quede flotando en una nube de las de chuches, dulce y deliciosa. Gracias al trabajo y al esfuerzo de otro ejército que se arma año tras año de cositas buenas (como el brécol). Araceli, María Navalón, Antonio Vidal-Abarca, Juan Domínguez, entre otros y muchos, lograron que llegara a casa con ganas de casarme de nuevo. He de decir que mi chico se asustó (un poco) al principio con mi propuesta. -Quiero casarme otra vez, le dije. No obtuve respuesta, una sonrisa de medio lado me dio la pista de lo descabellado de mi idea, bien por si se trataba de un amante furtivo que había permanecido a la sombra hasta ese momento o bien porque él todo esto lo considera un rollo patatero…. Me respondo yo misma y le digo, tranquilo no hay nadie más….. sigo enamorada de ti hasta las trancas, solo que me di un paseito por el Bridal&Friends.

Diseños llenos de encanto y romanticismo del de verdad, del que ves el vestido y piensas así me casaría otra vez. Llegar al altar llena de sueños de los que pueden cumplirse. Allí estaba yo, en una sala del Museo Néstor observando cada detalle de los diseños de mi amiga Elena Rubio y deseando ponerme uno de aquello vestidos y que mi chico estuviera allí, a diez pasos de mi, con su sonrisa que me trastorna y sus ojos enseñándome el cuento feliz en el que me hace vivir cada día. Gracias Elena por regalarme este ratito, este pensamiento fugaz. Salí flotando, soñando despierta. Y vibré también cuando presentó la colección de invitadas junto con su hija, Cristina Aragón, cortes, colores, volantes, complementos llenos de mimo y con la justa medida que deberían tener todos los complementos: gana el resto y nada pierde importancia. Pero sin duda el broche, el momento más emocionante de la noche, el saludo de ambas,  hija y mamá de la mano. Lloré al verlas y como si de un partido de fútbol de tratara solté un bravo ruidoso y ronco de los que salen de adentro porque era imposible rendirse ante tanto buen gusto y talento. Pero aquí no se acababa nada, el todo solo acababa de empezar…..

Entramos al Bridal&Friends, nos invitaron a una Heineken (hasta la botella era estilosa) en el sitio más romántico que he estado en toda en mi vida, ni las góndolas de Venecia ni el ático de la Torre Eiffel. Allí estaba aquel pequeño rincón en el Parque Doramas, en Las Palmas de Gran Canaria lleno de puestitos con mimo y mejor gusto. Mis ojos no sabían hacia donde mirar, The Federicas que hacen con un puñado de fresas y una pesa vintage, el rincón más tierno del planeta. Mágico. Y sin varita. Trabajo, buen gusto y muchas ganas de hacerlo bien. Y es que a veces en lo más sencillo está todo aquello que más aprecian nuestro sentidos. Antonio y sus Reflejos Digitales, debe tener un tercer ojo escondido en alguna parte y no sólo en su cámara…. Capta lo que no ves y cuando te lo enseña, se queda en tu memoria para siempre. Love Wallis y como saber que nos gusta a todas, que nos pondríamos todas, que nos queda bien a todas. Ver así juntitas todas aquellas cosas que estás deseando tener y que te lo pongan al alcance de tu mano. Y seguía sumando magia. Entre tanto me llegaban olores de lo más insinuantes…. Allí detrás de mi estaba la Allendeta, la fabulosa iniciativa del restaurante Allende de ponerle ruedas a sus exquisiteces…. Su tataki de atún, sus empanadillas tentadoras de las que es imposible no comerte al menos dos. La gula se vuelve penitencia y aprovechándome de mi auto complacencia me acerqué hasta las botellitas del Aceite de Oliva Las Tirajanas Rural que ya había tenido la suerte de probar gracias a Araceli… Me hubiese llevado una caja, tal cual como si me estuviera llevando la caja de leche semanal para casa. Cuidado de tan deliciosa es adictiva. Jappy Shop, Joyería Sancy, Sia, Decotextil, Audiovisuales Canarias  y no se cuantas cosas más… todas en la justa medida. Nada fue un exceso, en cambio todo fue suficiente para hacernos soñar, solo sueños bonitos. Gracias a todos los que lo hicieron posible porque desde luego, no debe de ser fácil.

Ahora ya me entienden o al menos espero que mi chico lea pronto este post y que le haya contagiado las ganas de casarnos de nuevo….

Y vamos con el brécol que se que se nos resiste pero no voy a dar tregua…

INGREDIENTES:

1 Brécol medianito

1 puñado de Anacardos

1 diente de Ajo

2 Zanahorias

1 Puerro

1 vaso (de los de agua) de Leche Evaporada

2 Huevos

10 mml de salsa de Soja

1 puntita de cuchara de postre de Jengibre

Sal gorda

Aceite de Oliva

Primero que nada separamos el brécol en ramilletes (seguro que si los ramilletes los hiciera The Federicas los comprarían a diario). Lo lavamos bien con cuidado de que no se rompan demasiado.

IMG_3165

Ponemos agua a hervir en un caldero alto junto con un puñado de sal gorda y cuando rompa el hervor, pondremos (de nuevo con mimo) los ramilletes de brécol, sólo durante 7 minutos. Queremos que queden algo al dente.

IMG_3167

Mientras se cuece el brécol, vamos cortando el ajo en láminas y lo salteamos en una sartén con el fondo de aceite de oliva. Cuidado que no se queme. IMG_3174

Mientras tanto también, cortamos las zanahorias y el puerro en bastoncitos y con ayuda de un mortero machacamos por encima (no lo dejamos polvo) los anacardos.

IMG_3172

IMG_3175

Incorporamos a la sartén con el ajo los anacardos y salteamos un poco.

IMG_3176

Haremos lo mismo con las zanahorias primero y después con el puerro. Salteamos unos minutos, pocos, ya dije que lo ideal es dejarlas al dente.

IMG_3179

Y como ya se habrá guisado el brécol, lo escurriremos y lo incorporaremos a la sartén con el resto.

IMG_3182

Daremos una vueltita para que se mezclen bien todos los ingredientes y pondremos el toque de salda de soja y de jengibre…. Pasamos todo a una fuente (mejor si es redonda por eso de darle el efecto tortilla) y vamos encendiendo el horno para precalentarlo a 180º calor arriba y abajo.

IMG_3187

Ahora batiremos los huevos, procurando batir primero las claras y cuando hayan hecho algo de espuma, le añadiremos las yemas, así se nos queda más esponjoso a la hora de cocinarlo. Bañamos la mezcla con los huevos ya batidos.IMG_3191

Y ya por último, vertemos sobre toda la mezcla el vaso de leche evaporada. Movemos bien la fuente para que todo se reparta de manera uniforme y al horno, unos 12 minutos, hasta que veamos que el líquido haya cuajado y listo para servir y listo también para comerlo. Les aseguro que está delicioso, lleno de contrastes y sabores que al unirlos, ganan.

Y aquí les dejo una pequeña secuencia del Bridal&Friends, desando que se repita, no se si pronto no se si el año que viene pero de lo que si que estoy segura es que no dejaré de acudir y de pedirle a mi chico que se vuelva a casar conmigo….

IMG_3666

IMG_3670

IMG_3671

IMG_3672

IMG_3673

IMG_3680

IMG_3679

IMG_3675

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s