PATÉ O TERRINA DE PUERROS

Aquí va hoy una entrada por puro capricho de mi madre. Ella, hace unos cuantos meses, salió a cenar con unos buenos y grandes y amigos y probó esta receta. Quedó fascinada. Hasta aquí uno puede pensar que todo es positivo: sales a cenar con grandes amigos, lo que pruebas te gusta y suma y sigue porque llegaron a las tantas…. Pero puede ser que todo esto nos lleve a un lado oscuro. Al día siguiente me llamó para contarme con todo lujo de detalles la experiencia, que si el sabor,  que si la sensación, la presentación y si la dejo me dice hasta el precio. Y aquí quería llegar yo -Hija mía, vete una noche porque yo se que tu, eres capaz de sacar la receta y hacerla…. Y claro una es obediente (según la naturaleza del mandado).

Tardé unas cuantas semanas (mi madre me lo seguía recordando a diario, si, si, a diario) pero allí que fuimos una noche. Probé, me encantó, repetí y desde ese momento no hay asadero, fiestita en casa o picoteo en que no la prepare. Triunfa la receta, de paso triunfa la cocinera que nunca viene mal una duchita de autoestima y todos felices, hasta mamá con su característico – ¿No te lo decía yo?.

No se crean, contentar a mi madre no es tarea fácil. Exigente y sincera como pocas, pero con los años tengo mis trucos, no se resiste a mis abrazos, a mis piropos cuando la veo y la aprieto y ahora tengo en mi arsenal esta terrina de puerros…

Así que ayer tocó asadero, tocó hacer la terrina (o el paté, a mi madre le gusta que le diga paté). Queda genial sobre un trozo de buena carne, queda genial untado con pan, queda genial hasta acompañando una tortilla francesa… Y lo más genial de todo es partirlo y compartirlo, rodeada de gente súper divertida con la que pasé el día de ayer. Hacía tiempo que no reía tan seguido, tanta veces y a carcajadas. Gracias chicos, nos hicieron pasar un día precioso y Pablo aún no ha cerrado la boca….

Les dejo la receta, es fácil, es sencilla, es rica, es sana… En fin, no voy a dar la lata como mi madre pero no pierdan las dos semanas que yo perdí sin probarla.

INGREDIENTES:

3 Puerros, solo la parte blanca

200 mml de Leche Evaporada

2 Huevos

1 brick de Nata líquida para cocinar

Sal

Pimienta negra

VAMOS A ELLO

Lavamos bien los puerros y le quitamos las hojas verdes. Cortamos en rodajas y se nos va quedando el puerro en pedacitos.

En una sartén y con muy poca aceite, salteamos los puerros, hasta que queden algo más blandos y procurando que no lleguen a quemarse.

IMG_6643.JPG

Una vez salteados, los colocamos en el vaso de una batidora o la turmix y vamos incorporando el resto de ingredientes.

IMG_6647.jpg

Echamos la leche evaporada (200 ml, la mitad de una lata normal), el brick de nata (suele ser el tamaño pequeño) y los dos huevos.

Aderezamos ahora con la sal y la pimienta negra, yo por gusto prefiero ponerle más de pimienta que de sal.

IMG_6653.JPG

Y a batir hasta que quede todo perfectamente integrado y a penas se vean trocitos de puerro.

IMG_6655

Se nos debe quedar algo así como un líquido amarilloso y algún hilo de puerro se quedará inevitablemente.

Ahora viene el cómo hacerlo. Y será al horno, al baño María. Así que vamos precalentando el horno a 180, calor arriba y abajo y si tiene función de ventilador, NO LA PONDREMOS. Así que disponemos en una fuente para horno que primero vestiremos con papel vegetal para horno y lo forraremos entero. Volcaremos después toda la mezcla y ese recipiente lo meteremos dentro de otro, que este segundo sea más grande que en el que hemos volcado la mezcla.

Ese segundo lo llenaremos de agua hasta la mitad y meteremos el primero dentro. Cuidado que no le caiga agua al recipiente que lleva la mezcla.

Y al horno, durante 40/45 minutos, en la misma temperatura que hemos calentado el horno, 180, calor arriba y abajo. El punto nos lo dará el cuchillo que meteremos en el centro y debe de salir limpio. Yo normalmente realizo esta operación, pasados los 35 minutos y ya voy mirando cada 5 minutos.

IMG_6665.JPG

¿Ven la marquita del cuchillo???

Ahora debemos dejar que se temple a temperatura ambiente, dentro del otro recipiente con agua incluso. Pasados 1 hora más o menos, ya sacaremos y desmoldaremos con cuidado, dándole la vuelta cual tortilla.

Se puede comer templado, caliente e incluso frío de nevera. De todas las maneras está rico, quizás lo que varíe sea la textura, más firme frío y más suave tibio o caliente. A disfrutarlo y a reírse mucho que es la mejor terapia, te pase lo que te pase….

IMG_6669.JPGIMG_6673

 

 

2 comentarios en “PATÉ O TERRINA DE PUERROS

  1. Vanesa, el gusto fue nuestro, te felicito por tu receta, por tu simpatía, por tu maravilloso pudín, fue muy divertido q las carcajadas sonaran a ritmo de rancheras!!! ….un día inolvidable!!!!
    Jaime tampoco cierra la boca. GRACIAS!!!!💕💕💕💕

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s